jueves, 12 de noviembre de 2015

Juegos de sangre.

El clamor se podía oír desde cualquier lugar. Las ovaciones a los ganadores, los abucheos a los caídos. Las risas resonaban en cada una de las paredes del sucio habitáculo. Risas seguidas de aplausos seguidas de más risas y gritos, muchos gritos. Para ellos esto solo era un juego.

Dómini caminaba por la estancia con su espada corta en la mano esperando a que llegara su turno.
—¿Nervioso?—preguntó un compañero, unos años más mayor, que lo había estado observando.
—Ansioso...
El hombre gruñó.
—¿Ansia por matar o por morir?—preguntó el hombre con pesar.
El joven no respondió. Los últimos gritos indicaban que la pelea había acabado y era su turno. Se puso su casco con copete y cogió su gran escudo ovalado.
—Hoy ganaré La Rudis, Julius. Hoy ganaré mi libertad.
—Suerte, amigo mío. Que esa espada de madera sea tuya y que tu cuerpo no acabe en el Spoliarium cuando el sol se ponga.

Dómini salió del habitáculo y recorrió el pasillo hasta la entrada a la arena escoltado por dos guardias. En cuanto las puertas se abrieron para él la luz del sol y los gritos de los espectadores lo inundaron. Todos clamaban su nombre, era el favorito a pesar de ser de los más jóvenes pero su falta de experiencia la completaba con un cuerpo en buena forma y un dominio de la espada que era  innato en él.

En la arena comprobó que lo esperaban sus contrincantes. Antes de que las puertas se cerraran tras su paso comenzó la pelea. Siete contrincantes, todos contra todos aunque los siete se pusieron de acuerdo en atacar a Dómini a la vez. Una estrategia acertada aunque no les sirvió de nada. El joven previó todos y cada uno de los movimientos de sus contrincantes y los abatió de uno en uno. El público vitoreaba cada asestada que daba. Era un espectáculo y él tenía que entretenerlos. En poco tiempo solo quedó uno malherido, Dómini se disponía a darle el golpe final cuando notó que el publico se quedó en silencio. Extrañado miró a su alrededor y vio que todos miraban hacia la entrada a la arena. Se fijó en que Julius se encontraba en la arena apuntándolo con un arco justo antes de ser abatido por una de sus saetas.

Dómini cayó al suelo ante el asombro del público y todo lo demás se volvió confuso para él. Escuchó como Julius proclamaba a gritos la rebelión de los gladiadores seguido por decenas de compañeros que saltaban de la arena a las gradas y eliminaban a los espectadores entre sus gritos y sollozos. El joven palpó la flecha incrustada en su pecho y la intentó agarrar para arrancarla.
—Yo no lo haría, joven Dominicus—dijo Julius riendo.
El joven lo miró incrédulo.
—¿Por qué...?—no pudo acabar la frase sin atragantarse con su sangre.
—Tú no apoyarías nuestra rebelión, no cuando estabas tan cerca de conseguir tu libertad. Te ibas a volver contra nosotros. Y la única forma de vencerte era por sorpresa.
—Ahora tampoco seréis libres... seréis perseguidos...—dijo entrecortadamente.
— Sí pero hoy nos hemos vengado y la venganza es otro tipo de libertad que anhelábamos—Julius cogió un puñado de arena.—Necesitábamos bañar esta arena con la sangre de los que nos torturaron y demostrarles el terror de lo que han creado.
A Dómini se le cerraron los ojos y por un momento parecía estar de vuelta en el habitáculo, escuchando los gritos del publico, solo que esta vez no eran ellos quienes lo estaban disfrutando. El juego había cambiado.


30 comentarios:

  1. Un gran relato con un final sorprendente. Me has llevado a la arena en busca de esa ansiada libertad.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María!! :)
      Me alegra que el final te parezca sorprendente y mucho más que te gustara!!
      Un abrazo y en breves me paso a leer el tuyo!! ;)

      Eliminar
  2. Muy buen relato Agustín. Aunque injusto para el pobre Domini a punto de cumplir su sueño, pero en la guerra no hay perdón.
    Me gustó mucho la ambientación que le diste, bien hecho!! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mendiel!! Te reconozco que hasta a mí me parecía injusto mientras lo escribía pero como dices en la guerra no hay perdón.
      Me alegra que te gustara!!:)

      Eliminar
  3. Muy bueno Agustin, :)
    Deja entrever que su rebelión finalizará con la servidumbre eterna. Pero el raciocinio de unos es la pérdida de otros, en este caso del pobre Dominicus.
    Venganza con una libertad esclava.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte Irene !!:D
      Una servidumbre eterna, justo, Julius prefería ser esclavo de su venganza el resto de su vida que ganarse su libertad como estaba a punto de conseguir Dominicus.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha encantado como has ido narrado todo el relato. ;) Un giro final estupendo. Enhorabuena, Agustin ;)
    Saludos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasarte a leerlo Soledad!!!:D
      Me encanta que te encante jeje
      Nos leemos, un saludo!! ;)

      Eliminar
  5. Me ha parecido una narración trepidante. Me ha gustado amigo.
    ¡Saluten!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerlo Francisco!!
      Es un placer saber que te ha gustado amigo!!
      Saludos!! ;)

      Eliminar
  6. Saludos Agustín, es la primera vez que te leo (lo bueno de estos concursos es descubrir nuevos blogs), y me ha gustado el desarrollo y remate de la historia. Es cierto que Dómini estaba a punto de lograr su libertad, aunque tampoco es fácil saber (al menos de cara al lector) si habría estado en contra de esa rebelión, ya que habría podido ayudar a la libertad de más compañeros. Pero bueno, la arena es cruel y cada uno mira por sus intereses propios (es comprensible).

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Carlos, antes de nada muchísimas gracias por tu comentario!!
      Y estoy de acuerdo contigo, lo bueno de esto es descubrir gente nueva y sus blogs!!:D
      En relación al posicionamiento de Dómini es justamente como dices, si él apoyase la rebelión perdería el honor que se ha ganado y no le otorgarían la Rudis. Además de que esa libertad no sería completa, ya que serían perseguidos de por vida. Eso Julius lo sabía, como también que de ponerse en su contra no tendría ninguna oportunidad, así que optó por quitárselo de en medio. Injusto pero me salió así al escribir!!xD

      Un saludo para ti también!! ;)

      Eliminar
  7. Genial relato, felicitaciones. Excelente final inesperado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. "Sí pero hoy nos hemos vengado y la venganza es otro tipo de libertad que anhelábamos..."

    ¡Ay! Estas Palabras... Mi Guerrera Interna se revuelve en la silla con estas Palabras... Vamos, que se notan que son de un Gran Guerrero. O, al menos, yo también habría elegido algo así, si hubiera sido Julius... *-*
    Y, por ese mismo motivo, me gusta el Personaje que has creado y que, a pesar de ser, de alguna manera, secundario, termina cayendo sobre sus flechas el peso de la Historia que narras...

    ¡¡Muy chuli!!

    ¡¡Besitines, Agustín!! ^w^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan gustado esas palabras y conectar con tu guerrera interna!!:D

      Y es como dices, Julius ha estado en segundo plano por culpa de Dómini y eso le lleva a tomar una decisión que hace que la historia cambie y se centre en él.

      Muchas gracias por tu comentario Campanilla!!
      Besitines para ti también!! :P

      Eliminar
  9. Excelente relato con un inesperado final, me ha gustado bastante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Felipe!! Me alegra que te guste.
      Un saludo para ti también.
      ;)

      Eliminar
  10. Muy bueno Agustín. Me traes a la memoria la historia del gladiador Espartaco, quien consiguió convencer a más de setenta gladiadores para rebelarse contra su lanista, protagonizando uno de los episodios más famosos de rebelión antiesclavista de la Antigua Roma que aún hoy se siguen estudiando en los libros. Y es que cuando las ganas de vivir tienen una moral alta, arrasan con todo.
    En el relato has conseguido exponer muy bien, con el giro argumental, la clara diferenciación entre lo que suponía ser un esclavo o "comprar esa libertad"... y eso lleva a Domini a su condena: o muere bajo la saeta, o muere abatido por los romanos, mientras que el espectáculo sólo se convierte en algo secundario.
    Te felicito por ese juego de empatía que has trasladado al relato.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario Sonia!!! Es verdad lo que dices que una fuerte moral arrasa con todo. En este caso con el pobre Domini que, como bien dices, para que los demás consiguieran su libertad decidieron condenarlo.
      Siempre intento que lo que escribo sirva para empatizar de alguna forma con el lector y que me felicites por trasladarla al relato me ilusiona y mucho!!:)
      Un saludo!!

      Eliminar
  11. La fuerza de la venganza es muy poderosa y el deseo de libertad aún lo es más. Muy buen relato amigo Agustín. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando se juntan esa fuerza con ese deseo ocurre esto...jeje
      Muchas gracias por comentar Mercedes, me alegra que te haya gustado!!
      Un abrazo ;)

      Eliminar
  12. Saludos Agustin, en ese mundo no quedaba otra que matar o morir, qué difícil, y en esas circunstancias quizá morir muchas veces resultaría lo más fácil y lo más justo aunque suene paradójico. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Mery!! Y sí, es posible que para muchos morir fuese lo más fácil y justo como bien dices.
      Un saludo!! ;)

      Eliminar
  13. Una rebelión por parte de unos cuantos gladiadores contra el imperio Romano no llegará demasiado lejos, sin embargo, morirán asesinando a los que gozaron con su sufrimiento, en nombre de su propia libertad. La sangre correrá en la arena, en las gradas y en la entrada del coliseo. Puede que consigan algo importante con su muerte, el pueblo se lo pensará dos veces antes de volver a asistir al circo del terror.
    Gran relato, Agustín.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sangre correrá y sí, tienes razón. Su revolución no llegará mas allá, quizás algunos pocos logren escapar pero su libertad está sentenciada, lo que no les quitarán es su venganza.
      Muchas gracias por tu comentario Edgar!!
      Un abrazo ;)

      Eliminar
  14. Muy bueno Agustin.
    Me ha encantado, y el final me ha resultado muy sorprendente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar. Me alegra que te sorprendiera.
      Un saludo!! ;)

      Eliminar